Una efeméride. Una canción. Y la historia que las conecta. Cada día. Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

THE WEIGHT
The Band

Nace el cineasta español Luis Buñuel (1900)

En enero de 1968 The Band publicaban su primer álbum. Lo titularon Music From Big Pink, en referencia a la casa de color rosado que los miembros de este grupo compartían cerca de Woodstock (Nueva York). En el sótano de esta vivienda la banda de músicos canadienses compuso todas las canciones del disco y trabajaron en otras que grabarían posteriormente con Bob Dylan. Su relación con el cantautor se había forjado durante los años anteriores. De hecho, adoptaron su nombre artístico a raíz de tantas veces como sus integrantes habían oído que se referían a ellos como ‘the band‘ (la banda) que acompañaba Bob Dylan en algunas de sus giras.

Music From The Big Pink tuvo una muy buena acogida por parte de la crítica y hoy en día está considerado como el disco que marca el punto de partida del country rock, un género que estaba surgiendo de la mano de grupos como The Byrds o The Flying Burrito Brothers y que culminaría con la llegada de The Eagles. De los once temas que contiene el álbum, sin duda el más popular es ‘The Weight’, el sencillo que se eligió para su lanzamiento. En ese momento no tuvo mucho éxito en las listas de singles, pero con el tiempo se ha convertido en una de las canciones icónicas de la contracultura de finales de los sesenta.

Robert Robertson la escribió en un formato de relato que cuenta la historia de un viajero que llega a Nazareth (Pensilvania). Allí se va encontrando con diferentes personajes que en cada estrofa le plantean situaciones que le invitan a liberarse de una hipotética culpa que arrastra y que va sorteando con mayor o menor acierto. A lo largo de sus versos llenos de referencias bíblicas, la canción aborda de forma críptica temas como el pecado, el diablo, la muerte o el peso de la culpa, un sentimiento que se erige como el eje vertebrador de todo el tema. Según explicó el propio Robertson, la elección de este elemento fue fruto de la influencia de la filmografía del director de cine español Luis Buñuel, especialmente de sus películas Viridiana y Nazarín. Estas dos cintas forman parte de la tríada de novelas de Benito Pérez Galdós que Buñuel, máximo exponente del surrealismo, adaptó para la gran pantalla entre 1959 y 1970.

Pero la verdadera vinculación de ‘The Weight’ con el mundo del cine no llegaría hasta unos años más tarde, cuando Martin Scorsese convirtió la última actuación de The Band en la película The Last Waltz. Fue un concierto de despedida celebrado el día de Acción de Gracias de 1976 en el Winterland Ballroom de San Francisco y que contó con invitados como Van Morrison, Eric Clapton, Neil Young, Muddy Waters, Ringo Starr, Emmylou Harris y el mismo Bob Dylan. El filme, que intercala las actuaciones musicales con escenas de estudio y entrevistas que Scorsese a los miembros del grupo, ha sido calificado por los críticos como uno de los mejores documentales musicales de la historia. Para disfrutarlo, vale la pena seguir la sugerencia que en la edición final de la cinta se instertó a modo de intertítulo y que recomienda “This film should be played loud!” (Esta película debe verse a todo volumen!).

WONDERWALL Previous Post
TURN! TURN! TURN! (TO EVERYTHING THERE IS A SEASON) Next Post