Una efeméride. Una canción. Y la historia que las conecta. Cada día. Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

OVER THE RAINBOW
Israel “IZ” Kamakawiwoʻole

Se celebra la 12a edición de los Oscar (1940)

Conocido con el diminutivo artístico de «IZ», Israel Kamakawiwo’ole nació en 1959 en una pequeña isla de la Polinesia. Desde pequeño demostró tener buenas dotes para la música y a mediados de los setenta comenzó a hacerse popular, primero en el estado de Hawai donde se crió y a lo largo de los años ochenta en el resto de Estados Unidos. En 1990 lanzó su primer álbum como solista pero no fue hasta tres años después que saltó a la fama mundial gracias a la edición de Fancing Future. Este disco, el más vendido de todos los tiempos por un artista hawaiano, es una recopilación canciones tradicionales tocadas con instrumentos locales. Pero el tema que realmente se popularizó de este trabajo fue ‘Over the Rainbow’, una versión tocada con ukelele de la pieza principal de la película El Mago de Oz y que «IZ» unió de forma sutil con ‘What a Wonderful World’ de Louis Armstrong.

‘Over the Rainbow’ fue escrito en 1939 especialmente para que la cantara Judy Garland, que en el filme interpreta a Dorothy, la niña protagonista de la historia. La música de El Mago de Oz tuvo un éxito extraordinario desde el momento de su estreno. Y su popularidad creció más aún cuando en la edición de los Oscar de 1940 tanto esta pieza como toda la música de la película se llevaron la estatuilla en las dos categorías en las que estaban nominadas: mejor banda sonora y mejor canción original. De hecho, ‘Over the Rainbow’ está considerada una de las canciones más representativas del cine estadounidense y también una de las más reinterpretadas, con más de 150 covers de diferentes estilos.

La versión que hizo «IZ» se grabó cinco años antes de ser editada en una sesión de estudio improvisada a las 3 de la mañana de lo que debían ser unas pistas de demo. El técnico de sonido que la grabó explica que no recuerda haber visto un ser humano más grande en toda su vida pero tampoco ningún otro que registrara la toma buena tan deprisa. De aquella grabación sólo se hizo la copia que «IZ» se llevó a casa. Pero en el ordenador del estudio quedó archivada aquella interpretación que, con todos sus errores de cambios de letra y acordes, había cautivado al técnico. Cuando en 1993 éste coincidió con el productor Jon de Mello, que entonces estaba trabajando con «IZ» en la edición de Facing Future, decidió compartirle el material de aquella sesión de madrugada y ambos tuvieron claro que había incluirlo en el disco.

El éxito del tema fue rotundo y supuso el reconocimiento mundial del artista hawaiano. Pero a medida que aumentaba su fama también lo hacía su peso. El cantante sufrió obesidad durante la mayor parte de su vida y esta enfermedad crónica, que hizo que llegara a superar los 340 kg, requirió hospitalizarlo en numerosas ocasiones. Al final su corazón no resistió más e «IZ» murió de un paro cardíaco cuando acababa de cumplir 38 años. Sus cenizas se vertieron en el mar frente a los más de 10.000 seguidores que asistieron a su funeral.

TRAVELIN' SOLDIER Previous Post
FRAGILE Next Post