logo
Una efeméride. Una canción. Y la historia que las conecta. Cada día. Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.
Una efeméride. Una canción. Y la historia que las conecta. Cada día. Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

OJALÁ
Sílvio Rodríguez

Nace Vassili Zàitsev, francotirador del ejército rojo soviético (1915)

Nacido en una población al sureste de La Habana, Silvio Rodríguez es uno de los cantautores de habla hispana de mayor trascendencia internacional. Es uno de los grandes exponentes de la ‘Nueva Trova’, el grupo de músicos surgidos de la Revolución Cubana que en los años cincuenta provocó la caída del régimen del dictador Fulgencio Batista y la llegada al poder del líder del ejército guerrillero, Fidel Castro. El compromiso de Rodríguez con el movimiento revolucionario fue muy intenso. Colaboró como educador, dibujante, escritor, compositor, militar, político y, finalmente, como músico. En esta última faceta, a lo largo de casi medio siglo, ha compuesto más de quinientas canciones. Una de las más icónicas es, sin duda, ‘Ojalá’.

Silvio Rodríguez explicó que compuso el tema en 1969 en Playa Girón, cerca de Bahía de Cochinos, mientras hacía el servicio militar. Se la dedicó a quien fue su primer amor, Emilia Sánchez, una chica muy inteligente y culta de quien reconoce que aprendió muchas cosas. Salieron juntos durante poco tiempo, ya que ella se fue a estudiar medicina a otra ciudad. Rodríguez tuvo presente el recuerdo de aquella relación durante bastante tiempo y, pensando hacia donde les hubiera podido llevar, escribió este tema.

Pero más allá del relato de amor que recuerda esta canción, ‘Ojalá’ ha sido objeto de especulaciones sobre otra posible historia que se ha comentado que se escondía tras su letra. Y es que muchos interpretan que la canción es un homenaje a Vassili Grigórievitx Zaitsev, el francotirador del ejército rojo soviético, famoso por ser el responsable de la muerte de 225 soldados nazis durante los 39 días que duró la batalla de Stalingrado, en la Segunda Guerra Mundial.

Esta teoría se sustenta en algunos elementos presentes en el texto de la canción y básicamente en una del estribillo: «un disparo de nieveOjalá por lo menos que me lleve la muerte«. Y es que en la grabación original de 1978 de ‘Ojalá’, Silvio Rodríguez alteró la palabra ‘nieve’ y cantó ‘nievi’, que era el apodo con que se conocía a Vassili Grigórievitx Zaitsev y también la marca de los viejos fusiles con que se entrenaban los jóvenes cubanos y que formaban parte del equipamiento caduco que les llegaba de la ayuda militar soviética a la isla durante los años sesenta.

La controversia sobre este tema ha dividido durante décadas a los seguidores de Rodríguez. Por un lado, entre los que defienden la presencia de la referencia a la figura del francotirador y la metáfora política que conlleva, teniendo en cuenta la proximidad ideológica del cantautor con la Revolución Cubana y su firme defensa de la figura de Fidel Castro. Y por el otro, los que manifiestan su desacuerdo con esta interpretación. Silvio Rodríguez se movió durante muchos años en la ambigüedad respecto a esta cuestión. En las actuaciones en directo alternaba ‘nieve’ y ‘nievi’, en un gesto que no hacía más que seguir alimentando la polémica. Si bien es cierto que en alguna ocasión al ser preguntado por el tema, lo desmintió, lo hizo de forma tan poco contundente que no convenció a los que detrás de la letra de ‘Ojalá’ siguen viendo la figura del francotirador más famoso del S.XX y uno de los héroes nacionales del Ejército Rojo.

BOHEMIAN RHAPSODY Previous Post
COMMON PEOPLE Next Post