Una efeméride. Una canción. Y la historia que las conecta. Cada día. Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

NOW WE ARE FREE
Lisa Gerrard

El Barça gana la Champions en Roma (2009)

En el año 2000, Ridley Scott arrasaba en todas las salas de cine con Gladiator, una película protagonizada por Russell Crowe y Joaquin Phoenix ambientada en la Antigua Roma. La cinta fue todo un éxito tanto a nivel de público como de crítica y recibió un total de 119 nominaciones, de las cuales ganó 48 premios. Una de las categorías que más reconocimientos recibió fue la banda sonora, obra del compositor alemán Hans Zimmer y la intérprete australiana Lisa Gerrard y que se llevó, entre otros galardones, el Globo de Oro.

Las piezas que forman parte de esta obra musical que acompañó las escenas de la película tienen un componente épico que acaban de dar a la cinta el carácter heroico que la define. Este elemento, más la ambientación del argumento en lo que posteriormente sería la capital italiana, hicieron que los temas de la banda sonora de Gladiator se convirtieran en el complemento perfecto para el vídeo motivacional que Pep Guardiola pasó a los jugadores del Barça minutos antes de salir en el Estadio Olímpico de Roma para jugar la final de Champions League el 27 de mayo de 2009.

El montaje fue obra de Santi Padró, un periodista de la sección de deportes de TV3, a quien el entrenador del primer equipo pidió si podía hacer un montaje con imágenes de todos los futbolistas que aquella noche debían disputar el partido. Guardiola quería ponerles el vídeo en el vestuario como elemento inspirador que los estimulara aún más las ganas de ganar la que sería la tercera ‘Orejona’ del Club. Padró, con la ayuda del montador Jordi Gayà, rápidamente tuvo claro cómo ejecutar aquel encargo.

La selección de los momentos de cada jugador era una parte técnica imprescindible. Pero necesitaba incorporar una parte emocional que convirtiera el vídeo en una pieza que tocara la fibra a los futbolistas. Y este elemento lo encontró en las escenas de la película de Ridley Scott y la música de Zimmer y Gerrard. El resultado final fue un montaje de 7 minutos que recoge acciones de todos los convocados que se intercalan con escenas de Gladiator, y todo ligado con temas de la banda sonora del film. La canción con que arranca el vídeo, después de unas imágenes donde se intenta poner a los jugadores en la piel de unos gladiadores a punto de saltar a la arena, es Now we are free, el tema final de la película. Nunca sabremos qué parte de la victoria de aquella noche en Roma fue gracias al efecto de aquel vídeo y su música, pero lo que es seguro es que consiguió el objetivo motivador que perseguía.

DON'T GIVE UP Previous Post
EVERY BREATHE YOU TAKE Next Post