Una efeméride. Una canción. Y la historia que las conecta. Cada día. Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

LUCY IN THE SKY WITH DIAMONDS
The Beatles

Nace el palentólogo Donald Johanson (1943)

Era una mujer, rondaba la veintena, medía poco más de un metro de altura y pesaba unos 27 kg. Tenía un cráneo minúsculo, comparable al de un chimpancé, y la forma de su pelvis así como la capacidad articular de sus rodillas demostraban que caminaba sobre sus dos miembros posteriores, aunque la robustez de sus brazos hacía pensar que también se movía a menudo entre los árboles. Así la describió el paleontólogo Donald Johanson tras analizar el 40% del esqueleto de este homínido que vivió hace más de 3 millones de años en el norte de Etiopía y que descubrió en una expedición del Museo de historia Natural de Cleveland. Había que ponerle un nombre para presentarla en sociedad. Y como aquel 24 de noviembre de 1974 cuando los expedicionarios hicieron el hallazgo por la radio sonaba Lucy in the Sky with Diamonds, pensaron que Lucy era el que mejor le sentaba.

Los Beatles habían publicado el tema en 1967 dentro del álbum Sgt. Pepper s Lonely Hearts Club Band. Con unos arreglos musicales bastante complejos y una letra que Paul McCartney explicó que se enmarcaba en la descripción de una alucinación, ésta es una de las canciones más psicodélicas del cuarteto de Liverpool. La referencia al LSD a través del acrónimo que se extrae de las tres palabras principales de su título hicieron crecer aún más la creencia de que la pieza estaba inspirada en el imaginario de esta sustancia, pero la explicación que dio John Lennon, autor de la mayor parte del tema, fue otra.

Según Lennon, tomó la idea de la canción a partir de un dibujo que le enseñó a su hijo Julian, en el que aparecía su amiga y compañera de clase Lucy O’Donnell rodeada de estrellas y que el pequeño, que entonces tenía 4 años, describió como «Lucy- in the sky with diamonds» (Lucy – en el cielo con diamantes). Esta creación artística infantil parece que habría llevado Lennon a rescatar imágenes de su infancia, concretamente del imaginario de Lewis Carroll en Alicia en el País de las Maravillas. Aún así, a pesar de que estas fueran las dos fuentes de inspiración del tema, Lucy in the Sky with Diamonds no ha podido quitarse nunca de encima las especulaciones sobre su relación con el ácido de moda de los setenta. Tanto fue así, que a raíz de la canción este alucinógeno tomó el apodo de ‘Lucy’.

TAKE IT EASY Previous Post
IMITATION OF LIFE Next Post