Una efeméride. Una canción. Y la historia que las conecta. Cada día. Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

HERE COMES THE SUN
The Beatles

Nace el astronauta Alan Shepard (1923)

El 18 de noviembre de 1923 nacía en New Hampshire Alan Shepard, el hombre que se convertiría en el primer estadounidense en ir al espacio. Shepard fue uno de los Mercury Seven, el grupo de astronautas elegidos para formar parte del primer programa espacial tripulado de la NASA y el primero de ellos que hizo un vuelo suborbital. No era el primer ser humano que cumplía esta hazaña, ya que, 23 días antes Yuri Gagarin ya había orbitado La Tierra. Los soviéticos habían avanzado a los americanos en el primer paso hacia la colonización del espacio y esto espoleó al presidente Kennedy que, después del viaje de Shepard aquel 5 de mayo de 1961, se apresuró a anunciar que el próximo objetivo nacional era enviar un hombre a la luna esa misma década. Durante aquellos años en que los Estados Unidos pusieron todos sus esfuerzos en poder ser los primeros en alcanzar esta meta, Shepard tuvo que mantenerse al margen de las misiones espaciales del programa Apolo debido a una dolencia en el oído interno. Pero en febrero de 1971, ya totalmente recuperado, volvió a dejar atrás la atmósfera terrestre para convertirse en el comandante del Apolo 14 y el quinto hombre que pisaba la superficie lunar. El viaje de esta octava misión del programa Apolo integrada por el comandante Alan Shepard, el piloto del módulo de mando Stuart Roosa y el piloto del módulo lunar Edgar Mitchell duró 9 días. Para amenizar las largas horas muertas de esta travesía, los astronautas prepararon cuatro cintas de casete con una selección musical variada. Ésta era una práctica habitual entre los miembros de las tripulaciones espaciales, las cuales, aparte de con un objetivo de entretenimiento, utilizaban las cintas de audio como dispositivo alternativo de grabación de observaciones personales. Para la misión del Apolo 14, los astronautas se llevaron un total de cuatro casetes, uno de los cuales ha llegado intacto a nuestros días y aún conserva escrito sobre la etiqueta el nombre de los autores de las canciones que se incluyeron. Una de las bandas que aparece en dos ocasiones en esta histórica cinta es el de los Beatles, que formaron parte de la banda sonora de aquel viaje con una canción que hacía alusión al astro antagónico al satélite hacia donde se dirigía la nave: Here Comes the Sun. Publicada en septiembre de 1969 dentro del álbum Abbey Road, Here Comes the Sun es junto con Something (otro tema también incluido en la selección que Shepard, Roosa y Mitchell decidieron que les acompañara hasta la luna ) una de las composiciones más exitosas de George Harrison. Por entonces la relación entre los miembros del cuarteto de Liverpool ya daba señales de debilidad y comenzaba a anunciar su final. Las sesiones creativas que habían hecho los cuatro en el pasado habían dado paso a reuniones de negocio y disputas legales. Y un día que habían quedado para la sede de Apple para abordar temas de este tipo, Harrison decidió no presentarse y viajar la tarde anterior hasta la casa que Eric Clapton tenía en el sur de Inglaterra. Los dos amigos pasaron juntos la velada y la mañana siguiente vieron juntos la salida del sol. Estaban sentados bajo un árbol del jardín y Harrison, como no, tenía una guitarra en las manos. Así que mientras observaban cómo se levantaba el día, comenzó a tocar las notas que poco después se convertirían en el famoso inicio de Here Comes the Sun. La canción ponía música a la descripción del comienzo sereno de ese nuevo día, pero también manifestaba el deseo de Harrison de iniciar una nueva etapa en su vida y en su trayectoria profesional. Cuando aquella primavera de 1961 Alan Shepard se convirtió en el primer americano que viajaba al espacio, los Beatles empezaban su meteórica carrera. Y cuando, una década más tarde, el astronauta cumplió su sueño de poner los pies en la luna, los Fab Four hacía pocos meses que ya habían anunciado su disolución. Quien sabe si cuando Here Comes the Sun sonó durante la travesía espacial del Apolo 14, la conexión entre el sol que maravilló a Harrison y la luna que alcanzó Shepard quedó grabada en aquella cinta de audio.
FOLSOM PRISON BLUES Previous Post
DON'T LET THE SUN GO DOWN ON ME Next Post