Una efeméride. Una canción. Y la historia que las conecta. Cada día. Desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre.

WONDERFUL TONIGHT
Eric Clapton

Se celebra la primera 'Buddy Holly Week' (1976)

En 1971 Paul McCartney compraba todos los derechos de autor de Buddy Holly. El ex beatle siempre había sido muy fan de este músico tejano que perdió la vida en el fatídico accidente aéreo que ha dejado marcado el 3 de febrero de 1959 como ‘el día que murió la música’. Así que no sólo adquirió todo su legado creativo, sino que decidió homenajearlo poniendo en marcha la ‘Buddy Holly Week’, una semana dedicada a recordar la figura del malogrado músico a través de diferentes actos. Se puso en marcha el 7 de septiembre de 1976, fecha en que Holly hubiera hecho 40 años, y el éxito de la iniciativa en esta primera edición hizo que se continuara organizando anualmente hasta 1999.

McCartney había preparado la inauguración de aquella primera ‘Buddy Holly Week’ con mucha ilusión y sin escatimar recursos. La jornada comenzó con una comida en el invernadero de Holland Park de Londres que daba el pistoletazo de salida a toda una serie de conmemoraciones y conciertos que se organizarían a lo largo de toda la semana por todo el Reino Unido. Este acto inicial estuvo presidido por el manager de Holly, Norman Petty, y contó con invitados como Elton John, miembros de Queen, el líder de The Who, Roger Daltrey, el cantautor Stephen Bishop, el guitarrista Denny Laine o Eric Clapton. Este último asistió acompañado de quien durante muchos años fue la mujer de su vida: Patty Boyd.

A pesar de ser la esposa de su gran amigo George Harrison desde 1966, Eric Clapton estuvo enamorado de esta modelo y fotógrafa inglesa desde el primer día que la vio cuando ella sólo tenía 17 años. Al inicio, lo mantuvo en secreto, pero con el tiempo su debilidad por ella crecía y su amor no correspondido se convirtió casi en enfermizo. A principios de los setenta, el deterioro de la relación entre Harrison y Boyd raíz de las infidelidades y de la deriva mística del músico alentó Clapton a confesarle sus sentimientos en varias ocasiones. E incluso se atrevió a revelarle que Layla, uno de sus grandes éxitos de 1973, la había escrito pensando en ella. Cuando el matrimonio finalmente se separó, Boyd cedió a las declaraciones amorosas de Clapton y en 1979, después de casi cinco años viviendo juntos, se casó con él.

Durante los casi 15 años que estuvieron juntos, la pareja vivió una relación tormentosa por culpa de la dependencia del alcohol que sufría el guitarrista. Pero ese martes 7 de septiembre de 1976 en que se celebraba la jornada inaugural de la ‘Buddy Holly Week’, Clapton y Boyd disfrutaban aún de los tiempos más dulces de su historia amorosa. Y fue precisamente esa noche cuando Patty Boyd inspiró a Eric Clapton una de sus mejores canciones: Wonderful Tonight.

Fue mientras la pareja se preparaba para ir a la fiesta organizada por McCartney. Él ya estaba listo pero ella no acababa de decidir cómo peinarse ni vestirse para la ocasión. Iba probándose ropa del armario sin encontrar nada que la convenciera, así que Clapton se fue al piso de abajo para esperarla sentado en el sofá mientras jugueteaba con su guitarra. Cuando finalmente Boyd estuvo lista, bajó las escaleras apresurada pensando que Clapton la reñiría. Pero en vez de eso, al verla, el músico le dijo que aquella noche estaba preciosa y le pidió que escuchara la melodía que había creado en ese rato que ella había tardado en arreglarse.

Cuando volvieron de la fiesta, Clapton cogió de nuevo la guitarra y terminó la canción. Al cabo de un año, en noviembre de 1977, la incluyó en el que fue su quinto álbum de estudio y que tituló Slowhand, y desde entonces se convirtió en uno de los grandes clásicos de su repertorio. En su libro de memorias, Boyd explicaría años más tarde que Wonderful Tonight fue el más recordatorio más conmovedor de todo lo que fue bueno en su relación con Eric Clapton, pero que cuando las cosas iban mal para ella era una tortura escucharlo.

 

LADY IN RED Previous Post
JOSELITO Next Post